Consecuencias por el uso desmedido de Celulares en Argentina.

Publicado en por gablog

_“El uso desmedido de celulares de las personas en argentina sobre todo  en las zonas céntricas de la Ciudad de Buenos Aires facilitaría  el robo de mismos provocando cada vez mas  inseguridad en las todas  calles de las ciudad”.

        

      Cada vez es mayor el índice de robo en la ciudad de celulares  ya que denuncian 250.000 robos de celulares por mes en todo el país.

 

     Esto equivale a seis robos por minuto. La modalidad se ve alentada por un mercado ilegal que permite volver a poner los aparatos en circulación muy rápido y a un costo muy bajo. En las siguientes líneas se podrá ver los diferentes casos que he encontrado de personas que han sufrido el robo de su celular:

     

 

Antonia Giles (61) dos chicos la empujaron mientras hablaba por celular y le arrebataron el aparato de las manos, en avenida Caseros y Jujuy. Teresa Monterosso (48) se tejió al crochet un "porta celular" y se lo colgó del cuello, pero su coquetería le duró poco: dos ladrones en bicicleta se lo arrancaron y casi la terminan ahorcando en Santa Fe y Junín. A Martín Esteban (18) lo amenazaron tres jóvenes con una sevillana cuando volvía de la Facultad, en Avellaneda. "Danos el reloj y la billetera. Las zapatillas no, porque tenés un pie de enano. Pero largá el celular que tenés en el portafolio", le dijeron, según recuerda.

    Por casos como estos, en todo el país se hacen por mes unas 250.000 denuncias por robo de celulares. Es decir, unas 8.500 por día, 354 cada hora, casi 6 por minuto, de acuerdo con datos extraoficiales recogidos por Clarín entre las compañías telefónicas y las policías Federal y Bonaerense.

    Al año se roban entonces entre un 8 y un 10 % de todos los celulares que hay en el país. Según la Cámara de Informática y Comunicaciones de la República Argentina (CICOMRA), hay en servicio 37.500.000 de aparatos móviles, la gran mayoría operando con tarjetas prepagas.

    En la Cámara, que nuclea a todas las compañías de telefonía celular, indican que cada vez hay mayor número de denuncias de robo de equipos, algo proporcional al constante aumento del número de clientes. En el 2002, cuando había unos 6.600.000 aparatos, la Policía Federal registraba sólo unos 25.000 robos y hurtos. Y ADECUA, asociación de defensa de los consumidores, dice que las denuncias aumentaron un 20 % en su sede desde entonces hasta ahora.

    "¿Quién no tiene hoy algún amigo o familiar al que no le hayan robado un celular?", se pregunta Beatriz Salles. A la mujer le robaron el teléfono en Constitución. "Es increíble, vas caminando y te lo arrancan a plena luz del día. Este año ya compré dos teléfonos, porque encima no tienen seguro
En la Policía Federal coinciden con esta víctima. Aseguran que las estaciones terminales de trenes como Once, Constitución y Retiro tienen un alto índice de robo de celulares, ya que la concentración de gente favorece el delito. Los otros puntos calientes son aquellos lugares visitados por turistas, víctimas habituales.

    ¿Qué ocurre después del robo? Según la CICOMRA, todas las operadoras de telefonía móvil de Argentina restringen el uso de equipos denunciados por robos. Las empresas dicen que intercambian información varias veces al día para proteger a los clientes y evitar que el equipo robado se use en otra firma.

    En esa especie de "lista negra" figura el número de identificación del aparato robado, que no es el de la línea. "Cuando desde cualquier teléfono se intenta hacer una llamada, el sistema consulta la base de datos y determina si el teléfono está incluido en alguna lista. Con esa información, el propio sistema
decide bloquear, habilitar o realiza el seguimiento del teléfono", explica el presidente de la Cámara, el ingeniero Norberto Capellán.

    ¿Pero si la comunicación y la línea se bloquean, con qué fin los ladrones roban celulares? Evidentemente, porque los siguen aprovechando. En distintos negocios se ofrece "liberar" teléfonos con programas informáticos.                 Esto significa, poder volver a utilizarlos. En galerías de Once y comercios de la calle Libertad, por ejemplo, sobran carteles que ofrecen "activar" teléfonos a un costo bajísimo o gratis.

    Así, este comerciante cobra por la "activación" o por vender el aparato "activado", su cliente obtiene un teléfono a un costo inicial mucho más bajo que en un negocio oficial y la compañía cobra los pulsos telefónicos que consume este nuevo usuario (no hay cómo "trucharlos"), en general con tarjeta.        En paralelo, suele ocurrir que la persona robada vaya al proveedor oficial y compre un nuevo aparato.

    Según la Policía, la tecnología actual permite, con sólo ponerle un chip nuevo, que el teléfono robado vuelva a circular en el mercado en diez minutos. Sus precios son baratos: en la avenida Corrientes se ofrecen aparatos desde 50 pesos y chips desde 5. Hasta se los puede conseguir a bordo de un tren o en las escalinatas de una estación.

    "La venta de chips ya activados o celulares robados es una operatoria comercial de reventa no autorizada por ninguna compañía y tampoco la hacen personas que tienen aval de las empresas", dice Capellán. "Es una operatoria ilegal bajo todo punto de vista: el lugar de venta, el precio, la documentación y facturación. Los operadores la desalientan monitoreando la línea", agrega.

     Las entidades de consumidores y la Policía no piensan lo mismo. "Es evidente que no hay controles ni de la empresas ni de la Comisión Nacional de Comunicaciones. Esto favorece a los 'bolseros': los delincuentes que se encargan de cambiar el número de identificación que tienen los aparatos. Ninguna prestataria se preocupa por saber en que teléfono está el chip, porque sigue facturando. La prueba está en que clientes oficiales cambian su chip legal de un aparato a otro sin notificar a la compañía y nadie se entera", dicen.

    Una alta fuente policial de la Bonaerense confió que, si se hicieran más controles y se regularan los contratos telefónicos para que los requisitos para sacar una línea fueran más exigentes, más de la mitad de los delitos podrían evitarse.


_”Manejar y hablar por celular aumentaría 4 veces el riesgo de accidente”

 

 

    Quien hable por teléfono celular mientras maneja, sea su aparato de manos libres o no, tiene cuatro veces más posibilidades de chocar que si no hablara.


    
"Los efectos distractivos de los diferentes tipos de teléfonos sin manos —por ejemplo, buscar un auricular para contestar una llamada entrante o contestar con un kit montado en el auto— podrían no ser iguales.

 

     "No es sólo el marcar un número telefónico o responder mensajes sino la conversación en sí lo que más distrae".

 
    
"Existe la posibilidad de que, en el futuro, alguna tecnología elimine las distracciones que provoca el utilizar el celular en el auto.
   

      Las propuestas restrictivas —que las hay, incluso la que piden la prohibición total del uso de celulares mientras se maneja— ya han creado polémica. Incluso el Informe Mundial de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre "Prevención de los Traumatismos causados por el Tránsito", del año 2004, no fue categórico al definirse sobre una hipotética prohibición total de su uso: "Casi la mitad de los conductores utilizan hoy día teléfonos móviles para pedir auxilio en situaciones de emergencia, por lo que quizás no convenga prohibir su presencia en los automóviles".
   

      La OMS dijo esto al mismo tiempo que asegura que "los teléfonos que permiten tener las manos libres también pueden distraer a los conductores".
   

      El estudio presentado ahora en el British Medical Journal señala también que un 2% de los conductores observados en Australia Occidental no cumple con la ley que prohíbe el uso de teléfonos manuales. La misma conducta se observó en Nueva York, donde rige esta prohibición desde 2001. En un principio, el uso cayó el 50%, pero con el paso del tiempo, según el Insurance Institute, el uso volvió a los niveles anteriores "porque los conductores no le daban importancia a la multa de 100 dólares". En Argentina rige una ley similar (Ver "El problema...").
    
La investigación también habla del futuro. Y no es muy optimista cuando dice: "Más y más autos nuevos están siendo equipados con tecnología Bluetooth, que facilita la activación por voz (...) Parece que el uso de celulares en auto continuará creciendo, pese a la evidencia del riesgo que crea".

Comentar este post